El Joven Más Viejo del Mundo
  

El título de este artículo es realmente paradójico, pero por más que presente un aspecto de contrapunto, el significado del tema es verdad. Bien se puede decir de este hombre que fue el más joven de su generación y su hijo el más viejo de su tiempo. Pero ahora este joven es el más viejo del mundo.

Tal vez le moleste a usted este juego de palabras, pero vamos por partes para que entienda el asunto.

Este hombre es Enoc, el cual vivió en una generación que vivía muchos años. Fue él que vivió en esta tierra el mínimo de su tiempo, que fueron 365 años (Génesis 5.23).

Enoc fue el padre de Matusalén, que vivió la máxima cantidad de tiempo, que fueron 969 años (Génesis 5.27).

Enoc, que fue el más joven de su generación, todavía vive en algún lugar del universo, pues nunca murió. La Biblia dice específicamente de él, que "fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios" (Hebreos 11.5).

Bueno, lo más probable es que él vive plácidamente en el cielo, sin cumplir años ni celebrar aniversarios. Así, él es el primer hombre que nace en esta tierra y nunca experimenta muerte. Sabemos que el segundo fue Elías.

Lo interesante del caso es que Enoc, por ser el primero que le acontece esto, por ser el más joven de su generación, viene a ser también para nosotros que vivimos en esta tierra "el más viejo del mundo", ya que todavía vive.

También será interesante que nosotros examinemos las circunstancias en que este hombre vivió durante su tiempo en la tierra. Creo que las cosas se pueden enumerar de la siguiente manera: Había dos grupos de personas en el tiempo que vivió Enoc:

Los descendientes de Caín, que son conocidos como "los hijos de los hombres". Este grupo invoca la violencia, desarrolla el materialismo y practica el sensualismo. Estas personas no toman a Dios en cuenta en ninguno de sus caminos (Génesis 4.16-24).

Los descendientes de Set, que son conocidos como "los hijos de Dios". Estos son los hombres que comienzan a invocar el nombre de Jehová (Génesis 4.25-26).

Vamos ahora a enumerar algunas cosas importantes del mismo Enoc:

Vive en una generación que prolonga sus años, desde 930 años que vivió Adán (Génesis 5.5), hasta 969 años que vivió Matusalén (Génesis 5.27). Pero como ya dijimos, Enoc es el más joven y vive en esta tierra 365 años (Génesis 5.23).

Es un hombre que camina con Dios (Génesis 5.24), se deleita en servir a Dios, vive en constante comunión con él y le obedece con satisfacción y alegría.

Alcanza un testimonio bien claro de haber agradado a Dios (Hebreos 11.5).

Contando a su ancestro Adán, Enoc es el número siete de su generación (1 Crónicas 1.1-3; Judas 14).

Enoc era profeta; esto es algo que muy pocos de nosotros nos habíamos dado cuenta, pero claramente la Biblia nos dice este (Judas 14).

Enoc era una persona que se pasaba hablando a su generación acerca de Dios. Tenemos parte de su predicación en dos versículos del Nuevo Testamento (Judas 14-15). En estos versículos Enoc habla de la venida del Señor y de su juicio contra los hombres que se portan impíamente.

En verdad no tenemos un relato claro de cómo fue que Dios se lleva a Enoc, pero bien podemos imaginarnos. Después de haber predicado juicio contra los descendientes de Caín y después de que exhortó fervientemente a los descendientes de Set, animándolos para seguir en el camino del Señor, se dirige pensativo y callado a su hogar. En el poniente, los rayos del sol se ven rojizos. Enoc puede oír el ruido de la música que viene de la ciudad de los descendientes de Caín. En el momento que está absorto en sus propios pensamientos, de repente una fuerza sobrenatural envuelve todo su cuerpo y desaparece instantáneamente del Planeta Tierra. Tal vez Jared, su padre y Matusalén su hijo, lo buscaron por varios días. La Biblia nos informa que "no fue hallado, porque lo traspuso Dios" (Hebreos 11.5).

Este evento en la historia bíblica queda como testimonio verídico de que Dios puede arrebatar o llevarse a las personas en un momento de abrir y cerrar de ojos. Tal vez no exactamente así pero algo acontecerá a miles de personas que estemos esperando la venida del Señor.

La Biblia dice: "He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados" (1 Corintios 15.51-52). Y dice: "Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir el Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" (1 Tesalonicenses 4.17).

La diferencia entre nosotros y Enoc es que a él lo buscaron y no lo hallaron. Cuando Cristo nos arrebate a nosotros para estar con el Señor, será el último día del Planeta Tierra, no habrá quien nos busque. La Biblia dice: "Y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas" (2 Pedro 3.10).

- Polo Trujillo

La Voz Eterna, Mayo-Junio 2000
Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos