UN SACERDOCIO DIGNO

 

¿Piensas que eres un sacerdote? Es muy probable que no hemos dado debida consideración al papel de cristianos como sacerdotes. La definición de la palabra "sacerdote" ha sido alterada de un significado bíblico original. Muchos en el mundo religioso han capturado el término y reemplazado la definición bíblica con una que connote una jerarquía del sistema sacerdotal.

Pero en vez de que solamente la élite religiosa sea llamada sacerdotes, Pedro declara que todos los cristianos forman un sacerdocio: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1 Pedro 2.9).

Las bendiciones de pertenencia del sacerdocio son inmensas. El Espíritu Santo usa la terminología del Antiguo Testamento para describir los privilegios de membresía en el sacerdocio. En el Antiguo Testamento sólo los levitas podían ser sacerdotes, pero en el Nuevo Testamento todos los cristianos juegan este papel. Por lo consiguiente los cristianos individuales no tienen otra persona entre ellos y Cristo. Cada cristiano tiene acceso directo a Cristo y consecuentemente, al trono de Dios (Hebreos 4.16; 1 Timoteo 2.5). También a través del sacerdocio, los cristianos no son peregrinos separados en un viaje espiritual, sino que son una familia unificada. 

Una bendición recibida del sacerdocio de los creyentes es una introducción al reino de Dios. Apocalipsis 1.6 declara: "y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre..."; porque los cristianos permanecen en el reino, ellos son coherederos con Cristo (Romanos 8.17).

Los cristianos son bendecidos al pertenecer al sacerdocio de los creyentes, pero este regalo también nos llama al servicio. Siendo identificados como cristianos, inspira a los creyentes a un sentido más alto de responsabilidad y un nuevo nivel de conducta moral. Los sacerdotes son la posesión de Dios, son santos a Dios, ofrecen sacrificios a Dios y representan a Dios.

En Primera de Pedro 2.9 declara que los sacerdotes son posesión de Dios. Cristo compró a los cristianos con su propia sangre (Hechos 20.28). Cristo nos ha redimido, que literalmente significa "comprar de regreso". Efesios 1.7 dice: "en quien tenemos redención por su sangre". Porque nosotros los cristianos somos sacerdotes, nuestro dinero, talentos y vidas son del dueño que es Cristo. La forma como los cristianos ven el trabajo, matrimonio, tiempo libre y familias deben ser filtrados a través del conocimiento que Cristo tiene dominio en sus vidas.

Dios demanda santidad de toda su gente, pero especialmente de sus sacerdotes. El sacerdote tiene que involucrarse en lavados ceremoniales para participar en el servicio del templo. Los sacerdotes también tienen que regar sangre en sus cuerpos antes de entrar a la presencia de Dios. Estos rituales connotaron pureza delante del Señor. La tarea del sacerdote es una labor de mantenerse alejados del pecado. Los cristianos tienen que ser perfectos como su Padre en los cielos (Mateo 5.48). Los salvados tienen que conducirse moralmente en una forma apropiada para el papel sacerdotal. En el Antiguo Testamento, los sacerdotes eran ejemplos de santidad, y hoy los cristianos debemos ser ejemplos de una vida moral.

En la nación Hebrea, los sacerdotes y su papel era de llevar a cabo sacrificios a Dios a favor de la gente (Levíticos 2.8-9). Los cristianos el día de hoy tienen una responsabilidad similar. Romanos 12.1 nos dice: "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional". Este sacrificio más que ofrecer un toro o un macho cabrío delante del Señor; esta responsabilidad implora a los cristianos a presentar sus vidas completas delante del Señor para su uso. "Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios" (Hebreos 13.16). Un miembro del sacerdocio actual debe entregar sus sueños, metas, deseos y estilo de vida al Señor. Un cristiano hace el último sacrificio cuando sigue las enseñanzas del sacerdocio de los creyentes.

La Biblia dice que el sacerdote debe: "...para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1 Pedro 2.9). Ahora el sacerdocio en la dispensación cristiana no media actividad entre el hombre y Dios; sino que el cristiano representa la naturaleza de Dios a esos que no la tienen. Mateo 5.16 exhorta: "Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos". Mucha gente juzga la validez del cristianismo en los cristianos que observan en la sociedad. Pablo dice: "Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros" (2 Corintios 5.20). Cada miembro en el sacerdocio debe estar consciente de su conducta en la comunidad, porque si un miembro se comporta en una forma vergonzosa, ese mensaje es una desgracia al sacerdocio y consecuentemente a Dios.

El papel de sacerdote al cristiano provee un set especial de bendiciones. A través del sacerdocio, los cristianos tienen acceso directo a Cristo, pertenecen a una comunidad de creyentes, y llegan a ser coherederos con Cristo. En adición a las muchas bendiciones, una tremenda responsabilidad es otorgada a esos del sacerdocio. Un cristiano debe abrazar su responsabilidad y llegar a ser digno del nombre "sacerdote".

- Matthew Morine

La Voz Eterna, Septiembre-Octubre 2004

(Vía Gospel Advocate)

Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos