¿QUÉ SE HIZO LA SERPIENTE DE BRONCE?
  

La serpiente de bronce fue hecha con un propósito específico. Dice en el libro de Números 21.4-9, "Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce y vivía". Como vemos el pueblo hebreo en su éxodo por el desierto murmuraba contra Dios. El Señor los castigó con las serpientes venenosas, pero ante los ruegos de Moisés, Dios le ordenó hacer la serpiente de bronce y ponerla sobre una asta; a cuya sola vista sanaba aquel que hubiera sido mordido. Ese fue su propósito específico.

El Señor Jesús la aplicó a sí mismo como un símbolo en Juan 3.14-15. Algunos se preguntan por qué si iba a ser un símbolo de Cristo, Dios no ordenó a Moisés hacer un cordero, pero la razón, aunque dolorosa y triste, fue por el hecho de que la serpiente fue maldecida por Dios en el paraíso, y Cristo en la cruz fue hecho maldición por nosotros (Gálatas 3.13). Sabemos que es triste admitirlo, pero es la dolorosa realidad (Deuteronomio 21.23).

Ahora surge la pregunta que sirve de título a este artículo: ¿Qué se hizo la serpiente de bronce? Después de haber servido para el propósito para el que fue hecha, ¿qué hizo el pueblo de Dios con esta imagen de bronce? ¿La deshicieron? ¿La fundieron y luego utilizaron el bronce para otros objetos? Bueno, no tenemos necesidad de especular; la Palabra de Dios misma nos da la respuesta.

En el segundo libro de Reyes 18.1-4 encontramos la respuesta. "En el tercer año de Oseas hijo de Ela, rey de Israel, comenzó a reinar Ezequías hijo de Acaz rey de Judá. Cuando comenzó a reinar era de veinticinco años, y reinó en Jerusalén veintinueve años. El nombre de su madre fue Abi hija de Zacarías. Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre. El quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban incienso los hijos de Israel; y la llamó Nehustán". Con estupor y asombro vemos que el pueblo de Dios había hecho de aquella figura de bronce un objeto de idolatría. Seguramente no atribuyeron al poder de Dios el ser sanados de las mordeduras de las serpientes, sino al poder mágico de un fetiche de bronce y prontamente cayeron en la idolatría. Le quemaban incienso como a un Dios, en un acto de adoración, lo mismo que hacían con las estatuas de Asera, la diosa pagana. ¡Qué tristeza ver al pueblo de Dios en semejante actitud!

Sin embargo, por escandalizador que nos parezca este hecho y por mucho que critiquemos a aquellos israelitas idólatras no podemos negar que en la actualidad muchos que se llaman a sí mismos cristianos han caído en idolatría semejante. Por ejemplo: ¿Qué del llamado "Santo Sudario de Turín" que los católicos aseguran que fue la mortaja que envolvió el cuerpo de Jesús en la tumba y en el que, según ellos quedó "impresa" la figura del Señor? ¿Lo han vuelto objeto de idolatría también estos lienzos y los veneran y los adoran, aun sus reproducciones fotográficas? ¿Y la cruz que unos arqueólogos encontraron en unas excavaciones en Israel y que aseguran que es la de Cristo? ¿Y el llamado "Lienzo de la Santa Faz", que aseguran tiene el rostro de Cristo pintado con su mismo sudor pues fue el paño con que limpió su cara la "Verónica", una mujer imaginaria sacada de un pseudo evangelio? ¿Y qué de todos esos objetos populares idolatrados por millones de equivocadamente llamados cristianos, como cruces, crucifijos, medallas y amuletos que cuelgan de cuellos y de cabeceras?

Muchos cristianos, por ignorancia, se involucran en esta clase de fetichismo e idolatría. Personalmente he visto a hermanos nuestros llevando "patas de conejo" y "símbolos de la paz". También hermanas luciendo aretes en forma de cruces, cadenas con "dijes" o medallones y otros objetos a los que la superstición les da poderes milagrosos.

Para finalizar diremos que con asombro hemos visto cómo se adora e idolatra, no a la Palabra de Dios, sino al libro hecho de materia muerta que la contiene. Muchos hermanos tienen sus Biblias como un objeto sagrado, aunque nunca la lean, y hasta la besan antes de abrirla. ¡Con razón en los diccionarios de la lengua castellana modernos la aparece una nueva palabra: "Bibliolatría", que se define como "adoración a la Biblia".

- Conrado Urrutia

La Voz Eterna, Noviembre-Diciembre 1997

"Por tanto, amados míos, huid de la idolatría" (1 Cor. 10.14).  
Índice de Estudios

(Pasajes bíblicos tomados de la Biblia Reina-Valera Revisada ©1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. Copyright renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.)

Copyright © 2002 La Voz Eterna

Reservados todos los derechos